Las circunstancias obligan muchas veces a sonreír cuando hay ganas de llorar.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: