Las mujeres y los gatos nunca vienen cuando se les llama, pero acuden sin falta cuando no se les hace caso.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: