Lo bueno apetece, y lo malo aborrece.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: