Lo mismo es hablarle a un muerto, que predicar a un desierto.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: