Los ajos y las desdichas no vienen solos, sino por ristras.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: