Mi marido es tamborilero; Dios me lo dio y así lo quiero.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: