Murmura la vecina de la casa ajena y no murmura de la suya, que se quema.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: