Nadie se mira su moco, pero sí el que le cuelga al otro.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: