Ni mesa sin vino, ni sermón sin agustino.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: