No es lo mismo predicar que dar trigo.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: