No estés al sol sin sombrero, ni en agosto, ni en enero.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: