No hay ausencia que mate, ni dolor que consuma.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: