No hay luma como la de enero, ni amor como el primero.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: