No mira Dios el don, sino la mano y la ocasion.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: