Nunca vi de cosas menos, que de abriles y obispos buenos.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: