Para lo que me queda de estar en el convento, me cago dentro.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: