Pedro, nunca viene sino meo, y hállasme siempre arremangada.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: