Pereza no es pobreza, pero por ahí se empieza.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: