Por mucho que un hombre se afane, siempre hay quien le gane.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: