Por oír misa y dar cebada, no se pierde jornada.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: