Quien yerra y se enmienda, a Dios se encomienda.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: