Si no fuera por el «si» y el «pero», ¿quién dejaría de tener dinero?

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: