Soñaba el ciego que veía, y eran las ganas que tenía.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: