Ten cerca un buen doctor, y mejor un confesor.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: