Tienes más hambre que el perro del afilador, que se comía las chispas para comer caliente.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: