Una lágrima se evapora, una flor se marchita y una oración sube a Dios. (Villacarralon)

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: