Viaja la pereza con tal lentitud, que la alcanza la pobreza con gran prontitud.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: